¿Qué es una marca comercial?

Parece una pregunta sencilla de responder. Sin embargo, recientemente hemos asistido a alguna que otra noticia en los medios de comunicación relacionada con registro de marcas que refleja la falta de conocimiento del concepto de marca comercial. Nos referimos al registro de la marca nacional “Podemos” en el registro de la Oficina Española de Patentes y Marcas por parte de un particular.

Por esto vamos a intentar aclarar de forma sencilla el concepto de marca comercial, en general, y marca comercial nacional en el ámbito de la Oficina Española de Patentes y Marcas y la legislación española, en particular.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define marca como “1. f. Señal hecha en una persona, animal o cosa, para distinguirla de otra, o denotar calidad o pertenencia”. Es curioso que en el origen del término marca nos remite al latín “marca” que a su vez proviene del germánico “mark”, término referido a “territorio fronterizo”. Se trata de una definición muy representativa, y que veremos cómo responde exactamente al concepto de marca comercial en el ámbito de la propiedad industrial.

El concepto legal de marca comercial

Por su parte la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas en su artículo 4 se refiere al concepto de marca y afirma que “Se entiende por marca todo signo susceptible de representación gráfica que sirva para distinguir en el mercado los productos o servicios de una empresa de los de otras.”

Además el apartado 2 del artículo 4 de la Ley de Marcas nos da una pista de qué signos pueden ser objeto de registro de marca: “Tales signos podrán, en particular, ser:

 

a) Las palabras o combinaciones de palabras, incluidas las que sirven para identificar a las personas.

b) Las imágenes, figuras, símbolos y dibujos.

c) Las letras, las cifras y sus combinaciones.

d) Las formas tridimensionales entre las que se incluyen los envoltorios, los envases y la forma del producto o de su presentación.

e) Los sonoros.

f) Cualquier combinación de los signos que, con carácter enunciativo, se mencionan en los apartados anteriores.”

 

Por lo tanto, desde la perspectiva de la propiedad industrial, una marca comercial es un signo distintivo que el empresario, una vez registrado como titular, utiliza en el mercado para diferenciar los bienes y servicios de su empresa de los bienes y servicios de su competencia.

Además de esto, la marca comercial como título de propiedad industrial se caracteriza por constituir un patrimonio inmaterial de la empresa. Dicho de otro modo, la marca comercial es uno más de los bienes de la empresa, que además podremos explotar económicamente en beneficio de nuestro negocio. Sin embargo, el valor de la marca y la importancia económica que puede tener el registrar nuestra marca será el tema de otro post.

 

Víctor Manuel Sánchez Tornel

Abogado Col. ICAMUR nº 6696

@vicsantor1 / LinkedIn

 

Autor: 
Víctor Manuel Sánchez Tornel