SEXTING , UN NUEVO TIPO PENAL REGULADO TRAS LA REFORMA DEL CP

1. Qué es el sexting?

La palabra sexting es una contracción de los términos ingleses “sex” ( sexo) y “texting” ( texto, mensaje). El término sexting y otras denominaciones como sexteo o sextear, se suele utilizar para referirse a una práctica social que consiste en enviar imágenes, vídeos o contenido más o menos íntimo, normalmente de carácter erótico o pornográfico, valiéndose de las nuevas tecnologías. La omnipresencia y difusión de las TIC y la cada vez más frecuente utilización de dispositivos electrónicos y telemáticos ha propiciado que sea una práctica habitual y cada vez más extendida entre jóvenes y adultos. La facilidad y el acceso ágil y rápido de las nuevas tecnologías han potenciado y popularizado esta práctica.

Pero, ¿ el sexting es delito? ¿ el envío de imágenes o contenido íntimo a mi pareja a través del móvil ( snapchat, whatsaap, RRSS) o del ordenador ( webcam) tiene consecuencias jurídico penales?. La respuesta, como veremos es negativa. El envío voluntario y consciente de estas imágenes no está penado en España. Lo que es un delito desde el año pasado ( desde la modificación del Código Penal del 2015) es la difusión, divulgación o cesión a terceros de este tipo de contenido SIN consentimiento de la víctima, y ello aunque la víctima en su origen hubiera emitido estas imágenes o vídeos de manera voluntaria.

Como quiera que ello se presta a confusiones, creemos necesario insistir en que la práctica consentida de esta actividad ( envío de imágenes o vídeos íntimos emitidos voluntariamente por el remitente) está permitida y no es reprochable penalmente ( razón por la que en ocasiones prefiero de hablar de sexteo o sextear para hablar del envío de imágenes o contenido erótico, que está permitido y no es delito, y referirme al sexting como tipo penal regulado en el actual 197.7 del CP ).Lo que se ha tipificado como delito, al que luego nos referiremos y en los términos que describiremos, es la divulgación o emisión de estas imágenes sin el consentimiento de la víctima (aunque la imagen o vídeo se hubiera tomado originariamente con su anuencia).

 

2.- Regulación jurídica del Sexting ( artículo 197.7 del Código Penal).

EL llamado “sexting” se tipificó por primera vez en España el año pasado.

Con la reforma operada por la LO 2/2015 por la que se modifica el CP, se ha introducido esta nueva figura como delito con carácter ex novo incardinándolo en el artículo 197.7 de dicho cuerpo legal.

“Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que,sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.”

 

 

3-Requisitos del tipo

 

1.-La conducta típica debe ser la de difundir, revelar o ceder a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales.

2.-Esa difusión o divulgación debe haberse realizado sin el consentimiento de la víctima.

3.-Y ello aunque tales imágenes hubieran sido obtenidas con la anuencia de la víctima en su domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros.

4.-La divulgación debe menoscabar gravemente la intimidad de la víctima.

La difusión, revelación o cesión de las mismas a terceros, puede ser muy variada(redes sociales, Internet, WhatsApp, SMS, mail, mensajería instantánea, Line o similares....)

Distingue claramente el legislador entre la difusión o divulgación de la imagen o grabación (que debe producirse sin autorización o consentimiento de la víctima) y la obtención o captación de dichas imágenes o vídeos (independientemente de que la víctima hubiera dado o no su consentimiento).

Es necesario que dicha divulgación suponga un menoscabo grave para la intimidad de la víctima.

 

El legislador está sancionando dos tipos de conductas:la del receptor inmediato o destinatario de la imagen o grabación, o que había protagonizado o sido parte de la captación o grabación del vídeo o imagen y difunde la imagen sin el consentimiento de la víctima y la de los terceros receptores a los que se haya reenviado o "rebotado" la imagen o grabación, y éstos a su vez las difunden a otros, sin consentimiento de la víctima.

Se establece un subtipo agravado para el caso de que "los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa"

 

4-Fundamento jurídico de esta nueva figura

Como ha señalado el propio legislador, con el fin de resolver y solucionar los problemas de falta de tipicidad de algunas conductas, se introducen ex novo ciertos tipos penales por primera vez, como el que aquí nos ocupa, a fin de dar respuesta a aquellos supuestos que quedaban impunes en los que las imágenes o grabaciones de otra personas habiéndose obtenido con la anuencia de la víctima, eran divulgadas luego sin su consentimiento y contra su voluntad (cuando la imagen o grabación se hubiera producido en un ámbito personal) y siempre que su difusión lesione gravemente su intimidad.

 

 

5.- la sextorsión

Una figura estrechamente relacionada con esta nueva práctica, aunque con perfiles propios y autónomos, y que no debe confundirse con el tipo penal de sexting al que nos hemos referido anteriormente es la denominada “sextorsión”.

 

Como su propio nombre parece indicarnos, la sextorsión consiste en cualquier tipo de chantaje, extorsión o amenaza ( que puede ser de carácter económico o de cualquier otra índole , a menudo utilizado como venganza personal entre parejas o exparejas o como chantaje emocional) realizado por el receptor de esas imágenes o contenido y valiéndose de las mismas para extorsionar a la víctima.

No existe un tipo penal específico como tal, sino que debe reconducirse y puede encuadrarse dentro de otros tipos penales ya existentes.

 

6-Conclusiones

El legislador ha venido a dar respuesta a una necesidad real y urgente demandada por la sociedad ante la cada vez más omnipresencia de las TIC. Nuestro legislador ha sabido así adaptarse a la nueva realidad psicosocial del momento y a las nuevas necesidades, al introducir un nuevo tipo penal que da cobertura legal a actuaciones que en la práctica quedaban impunes al existir un vacío legal en la materia.

Dada la novísima regulación de esta figura todavía es pronto para hablar de jurisprudencia ad hoc en esta materia pero debemos estar muy atentos a la misma, ya que ésta será la que vaya perfilando los elementos del tipo y que concrete los términos de los requisitos de este nuevo tipo penal.
 

Miriam Guardiola Salmerón.

Autor: 
Miriam Guardiola Salmerón