El valor de registrar nuestra marca comercial

Muchas veces antes de registrar nuestra marca nos podemos plantear ¿Es beneficioso solicitar una marca? ¿Me aporta algo positivo el registro de marca en la OEPM? ¿Siendo PYME o autónomo me conviene registrar una marca?

Éstas son sólo algunas de las dudas que podemos tener antes de solicitar el registro de nuestra marca comercial, pero hemos de ser conscientes de que en todos los casos la respuesta a estas preguntas es la misma, de forma rotunda y contundente: SÍ.

Un claro ejemplo de esto es el caso de Levy Strauss & Co. En el año 1985 esta compañía norteamericana necesitaba recabar fondos para una costosa operación bursátil. Para ello solicitó un préstamo a un grupo de bancos, que le concedieron el importe de mil quinientos millones de dólares con una única condición: que aportara como garantía la marca Levi’s®.

El caso de Levi’s® es sólo un ejemplo representativo del inmenso valor que la marca puede representar para su negocio, aunque hay otros muchos y muy cercanos. Sin embargo lo citamos aquí puesto que se trata de un caso muy expresivo a la hora de representar los grandes beneficios que puede conllevar para nuestra empresa el construir nuestra imagen de marca a través de la web, redes sociales, publicidad, papelería, patrocinios, etc. Sin embargo, para poder rentabilizarla y protegerla legalmente deberemos solicitar el correspondiente registro de marca ante la autoridad competente.

Y es que la marca comercial, una vez registrada ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (marca nacional), Oficina de Armonización del Mercado Interior (marca comunitaria) u Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (marca internacional), proporciona a su titular una serie de derechos exclusivos relativos a la propiedad industrial y a la explotación económica de la misma. La marca se convierte así en un importante activo para la empresa titular de su registro.

 

Víctor Manuel Sánchez Tornel

Abogado Col. ICAMUR nº 6696

@vicsantor1 / LinkedIn

 

Autor: 
Víctor Manuel Sánchez Tornel